viernes, 25 de noviembre de 2011

SUPERHÉROES SERIE-B: LOS PARIENTES POBRES DEL GÉNERO

Convendréis conmigo en que de entrada, el género superheróico parece tener todos los ingredientes necesarios para triunfar en cine o televisión o, al menos, despertar el interés de gran parte de la audiencia. En un mismo producto se mezclan fantasía, acción, aventura y suspense, la sempiterna lucha del bien y el mal y los componentes básicos e incluso avanzados de la ciencia ficción.

Además, hablamos de un género capaz como ningún otro de despertar la imaginación del espectador, que a menudo fantasea con la posibilidad de poseer, al igual que el superhéroe de turno, algo que lo haga destacar y diferenciarse de los demás, que lo haga sentirse poderoso y respetado, en definitiva: ser alguien especial. Pero ojo: tampoco conviene perder de vista el hecho de que, a pesar de que el género sea tan rico en matices, eso no lo convierte necesariamente en la piedra filosofal del éxito. Al contrario, en ese sentido puede ser un género ciertamente peligroso, ya que si no se trata con exquisito cuidado, el patinazo resultante puede ser de órdago. Exísten bastantes casos que avalan dicha afirmación y hoy vamos a repasar cronológicamente algunos de los más flagrantes.

Empezaremos revisando el caso de Batman. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, la serie de tv que protagonizó Adam West no fue la primera vez que el personaje llegó a la pantalla interpretado en carne y hueso. Exíste una película de 1943 (cuando el cómic original tan sólo tenía 4 años) que realmente es la primera adaptación mediática del mismo. Aquí el actor que encarna a Batman es Lewis Wilson.

Batman y Robin en 1943 (22 años antes de la no menos estrambótica serie de Adam West). ¿No parece un anuncio de Dodotis?

Éste antiguo film narra la lucha del popular superhéroe contra el malvado Dr. Daka, un científico que ha inventado una máquina que transforma a las personas en pseudo-zombies. ¡Qué original, ¿no?!. Como cualquier película de esa época, tampoco faltaron en el guión múltiples insultos contra los asiáticos y los alemanes, eso sin contar detalles como que reemplazaran el Batmóvil por una limousina ante la falta de presupuesto.

En esta curiosa producción Batman es un agente del FBI en lugar de ser el justiciero que todos conocemos. Hay miles de errores de continuidad y muchas otras cosas más que hacen que esta película serial no tenga absolutamente nada que ver con el pobre superhéroe. El éxito de su relanzamiento en 1965 hizo notar a los estudios el potencial para lo ridículo que poseía, dando lugar así a la famosísima serie de televisión (a la que me refería más arriba) y al resto de adaptaciones que le siguieron.

Comentaros que por problemas de derechos de autor, la película no pudo mencionar el nombre del creador (Bob Kane), ni tampoco utilizar ninguno de los diversos villanos que pueblan el Universo Batman. El personaje de Alfred también sufrió un drástico cambio de apariencia en los cómics, para asemejarlo más al actor que lo interpretó en este raro film.

Ocho años después, en 1951, llegó a las pantallas la inclasificable Superman y los Hombres Topo.

Esta fue la primera vez que George Reeves se puso en la piel del hombre de acero (pues es anterior a la serie de TV)

Uno tiende a pensar que todas las historias referidas a este superhéroe tratan acerca de salvar al mundo de las garras de un villano o algo así, verdad?. Pues, siendo éste el primer film dedicado al personaje, todos los involucrados tuvieron la "excelente" idea de dar luz verde a un rocambolesco argumento acerca de Superman salvando una colonia de Hombres Topo (ahí queda eso).

Afortunadamente, en esa época muchas películas duraban menos de una hora (como en el caso que nos ocupa), así que no fue tanta la ridiculez. Filmado en sólo 12 días, éste film trataba acerca de Clark Kent y Lois Lane siendo enviados a cubrir la inauguración del pozo petrolero más grande del mundo que, casualmente, está destruyendo el hogar de unos pequeños seres peluditos de cabeza calva que por la noche decidían salir y explorar el territorio que se encontraba por encima de ellos.

Como la actitud de estos simpáticos visitantes es bastante extraña y todo lo que tocan comienza a brillar, los pueblerinos se rebelan contra ellos y logran lastimar a uno. Entonces aparece Superman y evita una enorme guerra entre las personas y los Topos (aunque, obviamente, eso hubiera sido más divertido de ver). Esta película sirvió, afortunadamente, de piloto para la exitosa serie de televisión que posteriormente llevaría a múltiples adaptaciones mediáticas del Hombre de Acero.

Como dato curioso, apuntar que el protagonista del film (considerado por muchos como el primer Superman), George Reeves, tendría el honor -nótese el sarcasmo- de ser interpretado por Ben Affleck en la película Hollywoodland (2006) que trata acerca de la investigación policial que siguió a la misteriosa muerte del actor.

En 1977, la primera aparición de Spider-Man en la pantalla grande no fue en realidad una película, aunque en Europa nos la vendieran como tal y aquí se estrenase en cines. En realidad se trataba del capítulo piloto de una serie cutre de TV (de la misma época y los mismos productores que la vieja serie de Hulk ).

Sí, hoy me parece bastante cutre, pero de crío bien que la gocé en el desaparecido Cine Avenida...

En esta cinta se narra como Peter Parker adquiere sus poderes al ser mordido por una araña radiactiva, y a continuación fabrica un traje de superhéroe (que más bien parece un pijama) para combatir el crimen.
Nicholas Hammond, conocido por su papel infantil en Sonrisas y lágrimas como Friedrich von Trapp, fue el actor elegido para interpretar a Peter Parker y a su alter ego arácnido en la película.

El villano es un hipnotizador que usa sus poderes mentales para obligar a la gente a cometer diversos crímenes, algo que Spider-Man, por supuesto, tendrá que impedir. A lo largo de la película, el famoso superhéroe se enfrentará al hipnotizador y su ejército de samurais con unos efectos de sonido típicos de las películas de kung-Fu de los años 70. Así, éste peculiar Spidey que, a pesar de moverse como si tuvera artrosis, consigue derrotarlos a todos con sus “contundentes” golpes. Por si esto fuera poco, el éxito de este piloto dio pie a la realización de la referida serie de televisión con actores de carne y hueso, protagonizada por el propio Hammond.

La producción, ya como serie televisiva, NUNCA fue emitida en España.

Apenas un año más tarde, en 1978, llegó otra "adaptación" a modo de capítulo piloto de una serie que jamás llegó a realizarse: Doctor Extraño.

Lo que hizo fracasar éste proyecto pudo ser el hecho de que éste personaje quizás fuera uno de los más difíciles de trasladar: un médico que se convierte en hechicero místico a raíz de lo cual tiene que luchar contra malvados magos. Todo muy sobrenatural si lo comparamos con otros héroes más urbanos.

Aquí es donde los medios televisivos y la escasez de presupuesto juegan en contra. No deja de ser la televisión de finales de los 70 donde no existía la respetabilidad que la pequeña pantalla tiene hoy día.

Además, la verdad es que el casting tampoco fue de gran ayuda. Hay que reconocer que el tipo elegido para interpretar al Señor de las Artes Místicas, un tal Peter Hooten, tenía una pinta de actor porno setentero que echaba mucho para atrás. Si a esto añadimos la realización típica de la época con sus zooms y su música funky, el resultado es de un patetismo bastante simpático.

Éste Dr. Extraño tenía toda la pinta de llamarse Manolo y conducir un 127 oyendo a Los Chunguitos

En 1989 le llegó el turno a The Punisher (El Castigador). Si generalmente todo lo que hace Dolph Lundgren suele valer la pena de algún modo, éste film es claramente la excepción que confirma la regla.

El Castigador hizo honor a su nombre castigándonos durante la hora y media que duraba éste film

De entrada, ya la traducción del título para España daba auténtica grima, ya que inexplicablemente, aquí se llamó Vengador??????

Todos, creo, saben la historia de este (moderno) superhéroe: unos malos matan a su familia y éste se convierte en un justiciero. Nada más. Claro que en esta versión tiene el dudoso "encanto" de verse aderezada con múltiples insultos contra los asiáticos y efectos especiales dignos de un niño de 8 años practicando con el Microsoft Paint.

Lanzada a los cines a mediados de 1989, fue sabiamente enviada directamente a video en 1991. Es una pena que el pobre Dolph haya tenido que ver cómo su película era enterrada por el mismo estudio, pero... ¡es que la historia es tan pésima! De todos modos, las versiones que llegaron algunos años después tampoco es que fueran precisamente para ponerse a aplaudir, ¿no?.

Sólo un año después de tal proeza, o sea, en 1990, llegó El Capitán América. ¿Qué os puedo decir, queridos amigos?. Es tan mala que nadie se había atrevido a hacer otra hasta que Chris Evans y compañía decidieron que intentarían reparar el daño.

Al menos a esta versión habrá que reconocerle la fidelidad del traje para con el original, ¿no?

Protagonizada por el hijo de J.D.Salinger (no me imagino, pobre hombre, lo que debe haber sufrido), esta película se diferencia de las demás que hay en esta lista por su falta de excusas. Si bien las anteriores presentaron pretextos de ser pilotos de TV, seriales e incluso proyectos apurados, El Capitán América no tiene excusa posible, en especial por el gran marketing que recibió en aquella época.

Era una película que, aunque en principio intentó respetar los personajes, terminó masacrándolos gracias a la horrible historia y aún peores efectos. Por más que estaba pactada para ser algo familiar, tuvo su buena cantidad de muertos, con decapitaciones por doquier y personas explotando como si fuera algo de Michael Bay. Alguien inteligente -al menos, en Estados Unidos- decidió mandarla directamente a video después de notar el truño de película que realmente era, y todo el marketing tuvo que ser redirigido a los demás países.

El dato: Val Kilmer rechazó interpretar al Capitán porque estaba comprometido con The Doors, y Dolph Lundgren también rehusó por estar rodando la previamente mencionada Vengador (Punisher).

Cuatro años después llegó otro bodrio totalmente infumable. Me refiero a la película de Los 4 Fantásticos que produjo Roger Corman en 1994. Sé que alucinaréis si os digo que esta película... ¡no se rodó para ser estrenada!, sino solamente para retener los derechos. En otras palabras: si no se hubiera realizado dentro del plazo en que la hicieron, la compañía poseedora de los derechos los hubiera perdido.

Por tanto, la primera adaptación cinematográfica de Los 4 Fantásticos permanece inédita desde aquel 1994. Nunca la habrás visto en televisión, ni en un videoclub, ni mucho menos en una pantalla de cine, pero como digo no se trata por ello de una película pirata ni inacabada, ni ningún problema legal impidió su estreno; sencillamente, ya completada, se decidió olvidarla en un cajón, porque se consideró más conveniente hacerlo así.

Diversas secuencias del referido pastiche

Roger Corman le otorgó un presupuesto de un millón de dólares, y luego la revendió por un millón doscientos mil, ganándose "unos dólares" con la transacción y permitiendo al propietario retener los derechos de cara a otra adaptación.

Como es lógico exísten cauces "alternativos" donde poder verla. Aún así, tampoco voy a entrar ahora a comentar la cutrez que domina esta película, desde los estiramientos de Reed, que yo conseguiría con un palo de escoba en la manga (¿por qué se le estira la ropa también?), o los efectos de las llamas de la Antorcha Humana, que algunos han calificado como propias de los gráficos de un Spectrum o de los arcades de Atari. Eso sí, la banda sonora es bastante decente y La Cosa está más o menos conseguida.

Sólo dos años más tarde, en 1996, se estrenó otra película de lo más olvidable: The Phantom (El Hombre Enmascarado).

Cántame me dijiste cántame, cántame por el camino, y agarrá a tu cintura te canté, a la sombra de los pinos.

Dirigida por Simon Wincer y protagonizada por Billy Zane, contaba también con la presencia de una todavía desconocida Catherine Zeta-Jones en el rol de protagonista femenina.

La Paramount ansiaba empezar una fructífera franquicia, aunque los estrepitosos resultados taquilleros mandaron al garete los sueños anhelados: 45 millones de dólares de presupuesto y poco más de 17 millones de dólares de recaudación en taquilla terminaron abruptamente con cualquier proyecto de posibles secuelas.

Al año siguiente, en 1997, llegó ese montón de basura que parecía perpetrado es profeso para destrozar el buen nombre de La Liga de la Justicia.

Creado específicamente para ser un film por Warner Bros., tras su sonoro fracaso los productores dijeron que en realidad se trataba de un piloto para una hipotética serie de televisión, así que con tal premisa ya podéis haceros una ligera idea de lo bueno que debe ser.

Juzguen ustedes: ¿La Liga de la Justicia o la cabalgata de Chueca el Día del Orgullo Gay?

La película olvida el orden en que se formó La Liga y decide usar 6 personajes concretos simplemente porque eran los únicos que hasta el momento no tenían comprados los derechos para hacer adaptaciones cinematográficas.

De algún modo, la electricidad les da poderes a todos y, nuevamente, la historia es tan ridícula que ni siquiera tiene un final decente. Los efectos, vestuario y demás parafernalia hacen que la película de Los 4 Fantásticos mencionada previamente parezca una superproducción en comparación con esta.

Aparentemente, el uniforme de Linterna VERDE es celeste. Niños, no es vagancia, es ARTE.

Tras un solo año de tregua, en 1998 aparece otra chapuza lamentable con patéticas pretensiones de grandeza: Nick Fury: agente de S.H.I.E.L.D. (aunque misteriosamente en España la rebautizaron como Objetivo Manhattan, confundiendo así de forma bastante absurda a los fans de Furia).

Ni siquiera la salvó estar protagonizada por nuestro admirado David Hasselhoff, a quien ya venerábamos sobremanera por su impagable legado en El Coche Fantástico.

Con un Nick Furia como éste... ¿quién diablos necesita a Samuel L. Jackson?


Se le nota un presupuesto ajustado, por tanto no es tan espectacular como debería ser una historia de este tipo. El guión de David S. Goyer pretende ser fiel a los comics originales, pero los diálogos son demasiado tópicos y las situaciones poco novedosas. Interpretaciones mediocres y sobreactuadas (por momentos rozando incluso la parodia) la convierten en un insulso subproducto que no puede (ni debe) ser salvado de la quema.

Y ya para finalizar esta colección de coloridos despropósitos, y aunque técnicamente no se tratase de una produción barata como las anteriores, no puedo dejar de mencionar a la infumable Catwoman de 2004 protagonizada por Halle Berry.

A esta si queréis también podéis mirarla a los ojos, ¿eh?

En esta inclasificable película el personaje no tiene la más mínima relación con el universo de Batman, y lo que es peor: ni siquiera con el de Selina Kyle. La historia gira alrededor de una conspiración de una empresa cosmética, y se le agrega una explicación mística al origen de Catwoman. Ella muere y es resucitada por un gato, y adquiere poderes sobrenaturales relacionados con habilidades felinas.

El caso es que uno no no llega a comprender como Halle Berry o Sharon Stone se prestaron para algo así...

8 comentarios:

  1. Te olvidas de la "adaptación" del Doctor Extraño en 1977
    http://en.wikipedia.org/wiki/Dr._Strange_%281978_film%29
    O de las de Doc Savage...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Justo, por la oportuna observación. Ya está subsanado, pues acabo de incluir al Dr. Extraño en el post, pero conste que no era de 1977 sinó de 1978.

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  3. Steel te falto Steel jakil o neil ( o algo asi) el que juega el basquet, haciendo la pelicula del "superman" grone con armadura...bizarrra muy mala...y tambien el piloto (venido a peli de tv) de Generacion X el juven grupo mutante de los 90tas...
    y el spiderman japones del 77 ese que tenia un robot gigante (alucinante).
    Muy bueno el blog un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que triste todo, y que divertido verlo a la vez... esto nos demuestra lo dificil que puede ser hacer una buena adaptacion de un comics. Menos mal que para compensar si que tenemos muchas buenas adaptaciones de comics y de libros fantasticos, que si no...

    ResponderEliminar
  5. Gracias a este blog de mis labios salen palabras como: oh my god.
    Hace falta mencionar el serial de Batman y Robin (Robert Lowery y Johnny Duncan respectivamente) de 1949. En el cual enfrentaban al "temible" Wizard capaz de controlar con una máquina a distancia todo objeto que tuviese un componente eléctrico. Lo bueno de esta serie es que aparecen Vicky Vale y el Comisionado Gordon.
    Mencionaría también la serie/película (no estoy seguro) Legends of the Superheroes: una pseudo parodia de 1979 donde aparecen personajes como Batman y Robin, Linterna Verde o Hawkman! (veanlo aquí http://www.abandomoviez.net/db/pelicula.php?film=6109)
    Gracias otra vez por este maravilloso blog!

    ResponderEliminar
  6. Te falto la película del capitán américa de 1980

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento mucho, amigo, pero no me consta que en la década de los 80 hubiese ninguna peli del personaje. Es más, si entras a Wikipedia y lées la página que le dedican al Capi, verás que tampoco a ellos parece constarle (copio y pego): "La popularidad del Capitán América se puede constatar en sus numerosas apariciones, ya sea como protagonista o como secundaria, en películas, teleseries, videojuegos, novelas y juegos de rol.

      Películas

      En 1944, durante su época de mayor popularidad, el personaje protagonizó su propio serial cinematográfico de quince capítulos, producido por Republic Pictures. El personaje sufrió, no obstante, numerosos cambios: pasó de ser el recluta Steve Rogers al fiscal del distrito Grant Gardner, Bucky desapareció de la trama y su famoso escudo fue sustituido por una pistola. Posteriormente, el personaje desapareció durante cuatro décadas de los cines, hasta el lanzamiento de una nueva película en 1990, que si bien fue mucho más respetuosa con el origen del personaje, sufrió a causa de su escaso presupuesto, su pobre caracterización y sus mediocres escenas de acción.

      En 2006, finalmente, el personaje apareció adaptado con fidelidad y unos medios dignos en dos películas de animación, Ultimate Avengers y Ultimate Avengers 2.175 Su siguiente aparición en una película tendría lugar en 2011, en la película de imagen real de Marvel Studios Capitán América: El primer vengador, donde nuevamente se dieron la mano la fidelidad y unos medios técnicos aceptables. Dicha película sirvió de prólogo para Los Vengadores, donde el Capitán América unía fuerzas con otros personajes del Universo Marvel, obteniendo un gran éxito de crítica y público. Estos éxitos hacen que se esperen nuevas secuelas para los próximos años."

      Eliminar
    2. En la década de los 80, no pero en 1979 se realizaron dos telefilms títulados "Captain America" y "Captain America 2: Death too soon" en los que Reb Brown interpretaba al Capi, que por cierto, llevaba casco y un escudo trasparente.
      Todo ello bastante deleznable.

      Eliminar

Por favor, se ruega que seáis lo más respetuosos posibles en vuestros comentarios, ya que aquellos que sean violentos, racistas o deliberadamente ofensivos no son bienvenidos en este blog, por lo que en ningún caso serán publicados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...