sábado, 22 de julio de 2017

SPIDER-MAN HOMECOMING

Aunque no esté al tanto de su continuidad actual en el universo Marvel (de los comics) siempre le guardaré un cariño especial a Spider-Man porque fue quien me volvió a enganchar en esto de los tebeos hace ya 15 años cuando quedé maravillado con la primera cinta de Sam Raimi. Tras ella vino una primera secuela en 2004 muy bien valorada (con un Doctor Octopus que me hizo revalorizar a un villano que no me había acabado de convencer nunca) y una segunda en 2007 que ya no tuvo un aplauso tan unánime (sobretodo por un Veneno metido con calzador) pero que sigue ostentando el ser la película del arácnido más taquillera a nivel mundial. Tocaba que las redes cambiarán de aires...

Cinco años después (en 2012) vino el primer reboot del personaje, que tuvo también una secuela (en 2014) Si en la trilogia inicial a cargo de Sam Raimi hubo sus aciertos y sus defectos (siendo en la tercera cinta donde eran más evidentes estos últimos) en las dos entregas que tuvo The Amazing Spider-Man no llegaron a las cifras esperadas aparte de reiterar en el origen del personaje (todo gran poder conlleva una gran responsabilidad) o intentar forzar un universo cinematográfico propio (esos Seis Siniestros que tenian que haber salido tras la segunda, pero cuyos pobres resultados lo frustró), aunque a cambio nos dejaron una Gwen Stacy dificil de superar a cargo de la actriz Emma Stone. Era el momento de que el arácnido volviera a renovarse...

martes, 18 de julio de 2017

TRANSFORMERS (5): EL ÚLTIMO CABALLERO

Para ser sincero, en su momento la primera película de Transformers me gustó, siendo uno de los mejores entretenimientos de un verano (el del 2007) cuyos supuestos taquillazos no me acabaron de convencer en cuanto a calidad (las terceras entregas de Spider-Man, Shrek y Piratas del Caribe respectivamente) Eso si, cuando llegó la primera secuela me pareció realmente agobiante, por lo que me propuse no volver a gastar ni un céntimo en semejante franquicia. Eso lo cumplí en la tercera (vista mediante "esos" medios que todos conocen) la cual se me hizo un poco más tolerable (que no mucho mejor)

Mi situación me propició que pudiera asistir al pase de la cuarta en el momento de su estreno, que supongo que me pilló con buen talante y me convenció más al ser una especie de comienzo de nueva trilogia, pero aún así continuaban presentes todos los excesos del cine de Bay. Llegados a este punto la quinta no tenía pinta de variar en mucho a lo precedente, y admito que tampoco merece la pena enriquecer más a esta franquicia, pero me llamó la atención que en su reparto estuviera Anthony Hopkins, por lo que de nuevo aproveché pase de prensa para ver "esto" (que más habría de tildarse como producto que como cine)

LA GUERRA DEL PLANETA DE LOS SIMIOS

Es poco usual que una tercera entrega de una saga consiga llegar a la misma altura que sus predecesoras, o incluso llegar a superarlas. De hecho son muchas las que estiradas debido a su rentabilidad han dado evidentes muestras de desgaste llegados a este punto. Si además de eso encima estamos hablando de un reboot de un título clásico de la ciencia-ficción que sería precuela del mismo, las posibilidades de que sea aceptable una tercera entrega son más bien escasas, porque de forma evidente la novedad brilla por su ausencia. Pero como en esta vida nada es 100% del todo fiable, tengo que admitir que La guerra del planeta de los simios es casi la mejor entrega de esta trilogia de reinicio que tuvo la popular saga desde el exito en 2011 de la inicial El origen del planeta de los simios que continuó tres años después con la posterior El amanecer del planeta de los simios, y que finaliza con la presente entrega (o al menos eso espero)

Esta película tiene dos evidentes guiños de idioma, que se hacen más claros en su versión original como la del pase al que asistí: primero de todo referencia al film Apocalypse Now en un graffiti que cambia por Ape (simio en inglés) el inicio del título de la película de Francis Ford Coppola, mientras que el otro sería que llamen de forma despectiva asnos (donkey en inglés) a los monos (monkey en inglés) que estan en el bando humano (ninguno de los dos se podrían considerar spoilers aunque ignoro como lo resolverá la versión doblada, en especial en el caso del segundo, aunque son solo detalles colaterales)

jueves, 6 de julio de 2017

CARS 3

Cuando al finalizar la película le dí una breve opinión sobre este film al compañero que tuve en este pase me contestó si acaso esperaba otra cosa de la tercera parte de una película sobre coches. ¿Otra cosa? Para ser sinceros hace tiempo hablar de Pixar era hablar de los dioses de la animación, aquellos que te podían hacer perfecto cualquier cosa que imaginaras, y encima con historias que eran del tono ingeniosas, sin recurrir (algo evidente en las secuelas) a las sensaciones transmitidas por los títulos previos. En su día admito que Cars me gustó bastante, pese a una historia tópica donde lo novedoso estaría en asistir a un esquema narrativo usual pero con coches como protagonistas. La cosa se torció en Cars 2, que fue para mi una decepción no por su apartado técnico (ahí volvieron a cumplir bien) sino por su absurdo homenaje a la saga Bond (otra que también tiene tópicos como para parar un tren) unido al hecho de darle más tiempo al personaje de Mate, la vetusta grua amiga del protagonista y que (seamos claros) es lo más irritante que ha habido desde el muy cansino Jar-Jar Binks de las precuelas de Star Wars.

miércoles, 5 de julio de 2017

BABY DRIVER

Edgard Wright estuvo a punto de ser el director de Ant-Man, pero los responsables debieron de pensar que era mucho riesgo, lo cual resulta extraño cuando uno ha visto una película como Baby Driver, que respira por todos sus poros todo aquello que uno le pide a un entretenimiento de verano. Supongo que el (relativo) temor estaría en que es un director muy personal, que al igual que por ejemplo Tarantino consigue dejar su huella en todo aquello que pasa por sus manos, siendo menos manejable que otros realizadores más rutinarios que no tienen problema para que la productora de rigor les dicte como han de proceder.

Esta Baby Driver, sin ser (ni pretenderlo) ninguna obra maestra, si se puede decir que es un magnífico musical repleto de altas dosis de acción (o a la inversa, no hay problema con ello) cuyo ritmo parece ser el de un continuo videoclip de 115 minutos en el que Edgard Wright ha montado la historia del film (una sencilla y funcional, pero muy bien retratada) al ritmo del muy extenso listado de canciones que van sonando en uno de los Ipad del joven protagonista (un muy acertado Ansel Elgort a quien se le ha visto en varias entregas de la saga Divergente o en la notable Bajo la misma estrella), que dispone de tantos que tiene para cada día de la semana o según su estado de ánimo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...