domingo, 26 de junio de 2016

INDEPENDENCE DAY: CONTRAATAQUE

¿Es Roland Emmerich un buen director? Sin duda no, algo evidente tan solo con ver las películas que ha perpetrado a lo largo de su carrera, donde a lo sumo ha salido alguna un poco entretenida y aún da gracias (ya cuando ví una de sus primeras películas, Soldado Universal, me pareció una burda copia del esquema de la mucho mejor Terminator 2) Como al aleman lo que mejor se le dan son los films de catastrofes, es en ese subgénero donde se concentra la mayoria de su obra, debido al éxito que consiguió hace 20 años con Independence Day, de la que ahora nos ofrece una secuela donde de nuevo la parafernalia de los efectos visuales (que nadie niega que son espectaculares) supera con creces a unos personajes que son puro estereotipo, hasta el punto de que uno valora si se atreverán a que los aliens ganen (lo cual si habría sido una novedad destacable)

La primera fue lo que muchos citan como "americanada" porque no dejaba de ser una historia donde una invasión que parecía que solo afectaba a los Estados Unidos hacia que ¿toda la humanidad? se uniera para combatir al enemigo común. Dos décadas más tarde los aliens deciden hacer lo mismo pero MÁS A LO GRANDE, aunque el resultado final será el mismo (¿o es que alguien lo pone en duda y diran que es un spoiler?) pese a que hay que reconocer que la película consigue que no añoremos a Will Smith, uno de los protagonistas de la previa, aqui recordado como héroe y que es sustituido por su hijo (en la ficción) Si repiten otros como Bill Pullman o Jeff Goldblum aunque para el caso poco importa, ya que de nuevo se ven solapados por unos efectos visuales espectaculares que hacen que te importen bien poco esos molestos humanos que circulan por la película.

En la moda que hay en Hollywood de que en algunos años les da por hacer dos (o tres) films con temática similar, en 1996 coincidieron Independence Day y Mars Attacks! en lo de la invasión alienígena, pero mientras que la primera fue un éxito de taquilla, no pasó lo mismo con la segunda, pese a que también gozaba tanto de un buen reparto asi como de un director como Tim Burton (incluso en sus peores momentos mejor en su trabajo que el aleman Emmerich) Mientras estaba viendo esta secuela no dejaba de preguntarme como sería una nueva entrega de la película de Tim Burton, que era más divertida, sarcástica y crítica contra la sociedad americana, que no esta Independence Day Contraataque que vuelve a dejar a los americanos (aunque aqui sin hacer tanta ostentación de banderas) como los salvadores del mundo y de la humanidad.

Uno de los alicientes de la primera entrega (que en su día, y si uno no era muy remilgado con su ideologia, podía ser algo más o menos entretenido) era que resultaba una correcta puesta al día de las películas de serie B que en el pasado habian fantaseado con invasiones alienígenas a nuestro planeta, muchas centradas en el periodo de la Guerra Fría donde quedaba bien clara la simbología entre aliens y soviéticos (los enemigos de aquel entonces) Ahora, como vivimos en un mundo más globalizado, esta secuela parte de una poco creible utopia donde no hay guerras y todas las naciones de la Tierra formaron frente común tras la fallida invasión de 1996 (incluso la tecnología ha dado un paso de gigante al aprovechar la humanidad toda la parafernalia alienígena de dos décadas atras)

Si este film triunfa en taquilla, ahora han sido ¿listos? y dejan un final abierto a que una hipotética tercera entrega sea aún más proamericana que las dos previas, aunque tengo curiosidad por donde tiraría el excesivo Roland Emmerich, ya que si en esta secuela la nave es de grande como un océano, molaría (y lo digo en serio) que el disparate ya fuera total y pusieran algo así como Galactus, personaje muy impresionante de los comics Marvel cuya descripción de "devorador de mundos" da una idea de (puestos a excedernos) donde puede llegar el resultado final. Con ese pensamiento en mente mientras asistía al pase de este film me hizo gracia recordar unas recientes declaraciones del director de esta que más o menos venían a decir que su destrucción es mejor que la de las películas de superhéroes porque sus personajes son ¿gente común? con la que te puedes identificar, mientras que los otros son ridículos tios disfrazados.

En resumidas cuentas, estamos ante una secuela que ofrece lo mismo que la anterior pero MÁS A LO GRANDE (en todos los sentidos) que parece querer superar todas las destrucciones imaginables. Si bien ahora mismo se está rodando la quinta entrega de Transformers, el día que Michael Bay se canse de ella tienen sin duda en Emmerich a un buen sustituto (eso si no se pone remilgado como con los superhéroes) Resulta también justo valorar, aparte de unos efectos visuales realmente espectaculares, que el film dura tan solo dos horas (que en su tramo final se hacen un poco pesadas y reiterativas) aunque resulta curioso que estos aliens, en especial el del final, recuerden tanto al famoso de H.R.Giger (pero bueno, no se le puede pedir sutileza a una película que es de todo menos sutil)
=====================
  • FICHA TÉCNICA y SINOPSIS en IMDB (en inglés) y FilmAffinity (en español)
  • FECHA DE ESTRENO EN ESPAÑA: 1 de julio de 2016
  • LO MEJOR: Los efectos visuales con destrucciones masivas (¿lo superará Michael Bay, el otro gran director amigo de romperlo todo?) y que solo dura dos horas (porque podían haberla estirado más con esta moda actual de que casi todas las superproducciones superen los 120 minutos)
  • LO PEOR: Los humanos (TODOS ELLOS) hasta el punto de que uno se llega a imaginar que pasaría si los aliens ganasen esta vez (lo cual SI hubiera sido una sorpresa impredecible)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se ruega que seáis lo más respetuosos posibles en vuestros comentarios, ya que aquellos que sean violentos, racistas o deliberadamente ofensivos no son bienvenidos en este blog, por lo que en ningún caso serán publicados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...