jueves, 17 de diciembre de 2015

LAS PRIMERAS GALAXIAS


Al pasar el otro día por un quiosco y ver este cómic, no pude resistirme a comprarlo a pesar de que no soy lector habitual del llamado “arte secuencial”. La razón es bien fácil de imaginar: inmediatamente me retrotrajo a mis tiempos mozos, a muchísimos años atrás cuando lo leí por primera vez. No estoy seguro de si llegué a tener entera la adaptación a la viñeta de La guerra de las galaxias –porque recuerdo que Bruguera la publicó en varios volúmenes– y, de hecho, no estoy seguro de si aún la conservo completa o parcialmente en algún lugar de mis estanterías, pero sí recuerdo claramente haberla tenido en mis manos y lo mucho que en su momento me llamaba la atención aquella curiosa portada con un Darth Vader verde y una princesa Leia que no se parecía mucho a la de la película. Estas diferencias iban a ser una constante en las páginas del cómic (ilustrado por Howard Chaykin y Steve Leialoha), lo que se explica sin duda porque éste se confeccionó antes de que se estrenara la película y partiendo de unas pocas imágenes y bocetos (así, R2-D2 es mucho más grande, o los cazas TIE más rechonchos y con las alas más cortas, entre otras cosas). Este método (preparar con antelación una adaptación al cómic o novelada de un film) sigue efectuándose hoy día, pero obviamente los recursos y el material gráfico de los que disponen dibujantes y escritores son mucho más idóneos que aquellos disponibles hace cuatro décadas.

Yo estuve allí… Pertenezco a la primera generación de Star Wars, aquella que disfrutó el estreno de su primera entrega directamente en pantalla grande. Bien es cierto que a los cines de mi pueblo la cinta de George Lucas no llegó hasta 1979 (era lo que tenían los reestrenos de la época). Igualmente me entusiasmé, durante aquellos últimos años de esa década, con parte de la popularidad que la franquicia ya disfrutaba por aquel entonces. Recuerdos las figuras troqueladas de Panrico, los cromos de Pacosa (curiosamente, nunca tuve el álbum, pero un amigo me dio un buen montón que tenía repetidos), mi póster de Obi-Wan y el de Han Solo y Chewbacca que tenía colgados en mi habitación y que salieron en el Lecturas o alguna revista por el estilo y, por supuesto, los cómics de Marvel/Bruguera, así como aprenderme los nombres, no sólo de los protagonistas, sino de casi todas las criaturas y naves del fim: los jawas, los incursores tusken, los banthas, los Alas-X e Y… El largometraje también me descubrió a dos de los actores que habrían de convertirse en imprescindibles en mi vida: Peter Cushing y Harrison Ford.

Es bien cierto que yo era muy jovencito por entonces y con escaso poder adquisitivo, y que mi “momento Star Wars” iba a venir sobre todo unos años después con El retorno del jedi, pero la saga galáctica ya me había atrapado en aquella mi primera década de vida. Y lo hizo para siempre: hoy se estrena el séptimo episodio de la –innegablemente– longeva epopeya estelar. Han pasado casi cuarenta años desde que Luke Skywalker, Han Solo y la Princesa Leia fascinaron al mundo por primera vez; ha nacido una nueva generación que ahora disfruta de las nuevas entregas con sus padres… Todo parece indicar que Star Wars presidirá las vidas de muchos de sus fans originales –y supongo que de los posteriores– y que, seguramente, nos sobrevivirá. Me pregunto si los nietos y bisnietos de aquella primera hornada setentera de admiradores de la franquicia seguirán viendo nuevas aventuras de todos estos fantásticos personajes, quizá en un formato técnico que ni siquiera podemos concebir hoy día. Apuesto a que sí...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, se ruega que seáis lo más respetuosos posibles en vuestros comentarios, ya que aquellos que sean violentos, racistas o deliberadamente ofensivos no son bienvenidos en este blog, por lo que en ningún caso serán publicados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...